In Parkinson, Tratamiento con acupuntura permanente

En el Centro de Medicina Neuro-Regenerativa nos preocupamos por mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes y por eso, aconsejamos los tratamientos alternativos y las terapias naturales que actúan al margen de la medicina convencional. Siempre surgen dudas con la medicina alternativa ¿sirven?, ¿tienen efecto? Una de las medicinas naturales que más incógnitas despierta es la Mucuna Pruriens. En este post, hablaremos de la macuna y de sus propiedades, y de los estudios que prueban su eficacia para mejorar el día a día de una persona con Parkinson.

El polvo de las semillas de Mucuna pruriens contienen altas concentraciones de levodopa, directo precursor del neurotransmisor dopamina. Esta planta se ha estado usando en la India durante muchas generaciones para enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer. En gran cantidad (30 g/dosis) ha mostrado ser igualmente efectiva en el tratamiento del Parkinson como pura medicación levodopa/carbidopa, pero no hay datos de eficacia a largo plazo y tolerabilidad.

Mucuna Pruriens (MP) en Enfermedad de Parkinson: estudio

mucuna pruriens en enfermedad de parkinson

El Parkinson es un trastorno neurológico crónico, degenerativo e invalidante que afecta a más de 150.000 personas en España. Si usted o alguien de su entorno padece Párkinson seguramente habrá oído hablar de esta planta. Según diversos estudios llevados a cabo en ratas, la Mucuna pruriens actúa con eficacia sobre el Parkinson, ya que las semillas que se esconden en su vaina, unos pequeños granos de color negro o pardo brillantes, son extremadamente ricos en una sustancia denominada L-Dopa o levodopa, el principal precursor de la hormona dopamina. Y ahí reside precisamente su principal activo terapéutico.

La dopamina es el neurotransmisor más importante del sistema nervioso central. Algo así como el canal que transmite los impulsos nerviosos y regula diversas funciones motoras, la afectividad y la emotividad. Para poder sintetizar la dopamina hay que partir de un aminoácido llamado L-tirosina, el cual se transforma en levodopa antes de dar paso finalmente al neurotransmisor dopamina. Es decir, la levodopa presente en las semillas de la mucuna es el paso intermedio e ineludible hasta alcanzar la dopamina, el neurotransmisor que tiene una incidencia directa en la sintomatología, el desarrollo y la evolución del párkinson.

Los temblores en miembros y articulaciones y la rigidez muscular son el verdadero estigma de este mal. Y lo que es peor, no sólo para el que lo padece, sino también para su entorno. La pérdida de dopamina es el principal responsable de esta disfunción muscular. Por eso, la administración de levodopa es el tratamiento más eficaz para controlar el Párkinson, aunque hay que remarcar que se trata sólo de combatir y controlar el párkinson, y en ningún caso de acabar con la enfermedad que de momento no tiene cura.

Desde CMN aconsejamos a algunos de nuestros pacientes el uso de la mucuna para mejorar su calidad de vida, además de otros hábitos saludables y tratamientos alternativos, como la Implantología Auricular que llevamos a cabo en nuestro centro médico, y que permite reducir la ingesta de fármacos y mejorar la calidad de vida de los afectados. Poder sobrellevar la enfermedad y adaptarla de la mejor manera posible a su día a día es algo que no tiene precio para un enfermo de Párkinson. Así lo han validado numerosos estudios que resaltan la estrecha relación existente entre la pérdida del neurotransmisor dopamina, los trastornos de la postura y los movimientos temblorosos característicos de la enfermedad de Parkinson.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

Recent Posts

Dejar un comentario