In Testimonio Parkinson

10.10.20

Mario  Bernasconi  geb.  10.8.39

La experiencia personal del desarrollo de la enfermedad de Parkinson Con motivo de una visita al médico de cabecera el 15 de mayo de 2017, le dije que me parecía raro de que estaba tambaleando mi mano izquierda.

Cuando lo vi de nuevo el 27 de noviembre de 2017 le dije que el temblor había aumentado. También le informé, que la hermana mayor de mi padre tenía la enfermedad de Parkinson. Él me examinó un par de articulaciones y me dijo que no era Parkinson.

En febrero del 2018 me operaron de la rodilla izquierda y me pusieron una prótesis completa. Un mes después, el 27 de marzo, le informe a mi médico de cabecera de que no me sentía bien psicológicamente.

Ya en abril me envió a una neuróloga. Fui examinado por una asistente. En la segunda visita me diagnostico la enfermedad del Parkinson. Me recetó “Madopar”. Debido a un efecto secundario, estaba estreñido, dejé de tomar la medicación.

El 14 de junio del 2018 fui operado de mi rodilla derecha y recibí allí también una prótesis completa. Durante la estancia en una clínica de rehabilitación, note de repente desagradables contracciones en las piernas por la noche. La neuróloga me prescribió 5 gotas de “Rivotril” de 2,5 mg/ml por la noche.

El 14 de septiembre de 2018 asistí a una conferencia informativa sobre la enfermedad de Parkinson en el “Inselspital”de Berna (Clínica Universitaria). También fui unas 4 veces al psicólogo.

El 10 de octubre de 2018 me encontré con un amigo en el gimnasio. Se dio cuenta de que mi estado general había empeorado. Encontró en internet la historia sobre el descubrimiento del la aguja permanente del Dr. Ulrich Werth. Me sugirió que mirara el video, el cual me impresionó. ¡Hago todo lo posible para mantenerme sano!

Sólo 2 meses después, el 11 de diciembre de 2018, recibí la terapia en Valencia. Cada persona es única. La terapia no me funcionó inmediatamente. Lentamente pero con seguridad empecé a sentirme mejor. Ya no necesito la psicóloga. Y ya no estaba satisfecho con la elección de mi neuróloga.

Respecto a una conversación con un conocido el 1 de junio del 2019 recibí con la ayuda de mi medico de cabecera, una cita de consulta con uña catedrático el 24 de junio en el “Inselspital” de Berna. Desde el otoño de 2019, no he estado tomando más gotas de “Rivotril”.

Cada cuatro meses vuelvo allí para un chequeo y cada vez que voy se dan cuenta que mi estado de salud ha mejorado. Hace 3 meses, en agosto de 2020, el doctor me preguntó si estaría dispuesto a reducir la medicación que he estado tomando desde finales de junio de 2018: 1 Madopar 125 mg cada 6 horas, 1 Requip 8 mg y un Xadago 50 mg cada mañana. ¿Por qué debería cambiar algo? Simplemente noto que estoy mejorando un poco de mes a mes:

  • Mis manos ya casi no tiemblan.
  • Estoy mucho mejor, especialmente psicológicamente
  • No tengo más problemas para caminar
  • Tampoco ninguno más al escribir

Mi médico de cabecera me dijo recientemente que el desarrollo de mi condición de salud había le preocupó en el otoño de 2018 y ahora se queda sin palabras al ver lo mucho que siento es mucho mejor.

¡Me siento muy agradecido!

Recent Posts

Dejar un comentario