In Parkinson, Tratamiento con acupuntura permanente

El Parkinson va asociado, con mucha frecuencia, a mareos e incluso vértigo. Los pacientes describen a los primeros como la sensación de que el entorno se mueve alrededor de ellos. Desde Centro de Medicina Neuro-Regenerativa vamos a explicar por qué sucede y cómo tratarlos.

Mareos en la enfermedad del Parkinson

Según algunos estudios recientes, el 65 % de quienes padecen esta enfermedad y son mayores de 65 años sufren mareos. Los perciben como una presión que desciende desde la parte más alta de su cabeza hacia el cuerpo y les provoca inestabilidad. Es algo parecido a lo que nos ocurre cuando vamos en un avión que empieza a despegar. Pero, ¿cuáles son sus causas?

mareos en la enfermedad del parkinson

Causas

Los mareos en esta dolencia se deben a dos razones principales. La más frecuente es la denominada hipotensión ortostática neurogénica. Consiste en un fuerte descenso repentino de la presión arterial. Suele ocurrir al ponerse de pie y está ocasionado porque el sistema nervioso no funciona correctamente.

Cuando hacemos un movimiento de ese tipo, nuestro cuerpo activa las pulsaciones con objeto de distribuir la sangre por todo él. Sin embargo, en las personas que sufren la enfermedad parkinsoniana este mecanismo funciona mal. Como consecuencia, la sangre no llega en la cantidad necesaria a su cerebro y esto les causa mareo.

El segundo motivo por el que aparece este en los enfermos es la inestabilidad postural. Pierden reflejos y movilidad, lo cual los lleva a posturas atípicas que pueden intensificar la sensación de mareo.

Finalmente, otra causa de mareo en los pacientes es la ingesta de determinados medicamentos que bajan la presión arterial.

¿Cómo paliar los mareos en el Parkinson?

Para evitar la aparición de los temidos mareos en el Parkinson, pueden aplicarse varias pautas. Así, no se debe pasar mucho tiempo sin moverse o en posición horizontal. Además, en este último caso, es recomendable levantarse poco a poco. También conviene elevar el cabecero y los pies de la cama para que la presión arterial cambie de manera paulatina. Finalmente, es aconsejable hidratarse bien.

Por otra parte, si aparece el mareo, también pueden aplicarse algunos remedios. Entre ellos, inclinar el tronco y la cabeza hacia delante, cruzar las piernas o apretar el abdomen durante unos treinta segundos.

No obstante todo lo dicho, en nuestra clínica aplicamos una terapia muy eficaz contra el Parkinson. Esta enfermedad no tiene cura, pero nuestro tratamiento basado en la implantología auricular mejora considerablemente la calidad de vida del paciente. Ello significa que muchos de sus síntomas desaparecen o se suavizan, en la mayor parte de los casos, y esto ocurre también con el mareo.

En nuestra clínica conseguimos que el enfermo mejore de sus síntomas casi siempre. Esto incluye la disminución del temblor y de la rigidez muscular, el alivio de la ansiedad y el fortalecimiento de la musculatura paravertebral, lo cual, a su vez, mejora su equilibrio y disminuye el riesgo de mareos.

En conclusión, el mareo va asociado a los enfermos de Parkinson. Pero hay formas de evitarlo. Por ello, nuestra terapia contra la enfermedad puede ser una manera de regular estos síntomas y a su vez, los mareos. 

Si le interesa este artículo, quizás quiera leer:

Recent Posts

Dejar un comentario