Capacidad olfatoria disminuida en la enfermedad de Parkinson


La hiposmia o anosmia es la disminución o anulación de la capacidad olfatoria, trastorno que aparece en un elevado porcentaje de los enfermos de Parkinson (alrededor del 80%).

asnomia1
La disminución de la capacidad olfatoria se produce de forma progresiva, al principio resulta casi imperceptible, aumentando con posterioridad la intensidad del déficit.
En el caso de los pacientes con la enfermedad de Parkinson, como sucede en otras enfermedades neurológicas, el déficit en la disminución de la capacidad olfatoria es de origen central, es decir, es debido a una alteración en el cerebro y no a una alteración en la glándula pituitaria de la nariz.
El trastorno se manifiesta por la dificultad de los pacientes con enfermedad de Parkinson para detectar y discriminar adecuadamente los olores.

Algunos de nuestros pacientes tratados con nuestra terapia de auriculopuntura permanente, ya inmediatamente después de la intervención con agujas permanentes indicó de forma espontánea que notaba que era capaz de oler mejor, mejora que al día siguiente durante la revisión se seguía manteniendo.

Se trata de uno de los síntomas que pueden mejorar con nuestra terapia, conjuntamente con otros síntomas más evidentes en la enfermedad, como la rigidez muscular, la postura erguida de la columna vertebral o la estabilidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *